¿Cuál es el mejor after sun?

Buenos días,

Comenzamos el post, y os lo hago, pidiéndoos que seáis sinceros y sinceras. ¿Usáis after sun después de acudir a la playa o a la piscina y someter a vuestra piel a las agresiones que provoca la radiación solar?


Muchos de vosotros, la mayoría responderá que usáis protección solar de Farmacia 😉, y que os dejáis aconsejar por vuestro Farmacéutico o Farmacéutica de confianza para adquirir el fotoprotector que mejor se adapta a las características de vuestra piel. Pero, hay no queda la cosa.


En muchas ocasiones, cuando acudís a la Farmacia en busca de un fotoprotector porque vais a pasar unos días entre playa y piscina, piscina y playa 😉, también solemos recomendaros, que adquiráis un after sun para aplicaros una vez terminéis cada uno de esos “maratonianos” días en los que vuestra piel acaba más castigada de lo normal, por los efectos de la radiación solar. Y sí, esto es, además, del uso del fotoprotector.
Porque tras años en el mostrador, nos hemos dado cuenta, que tan sólo acudís a la Farmacia (muchos de vosotros, no todos 😉), solicitándonos un after sun, cuando sufrís una quemadura solar, o cuando vuestra piel sufre un enrojecimiento que os produce esa sensación de calor. La cual no es, ni más ni menos, que producto de parte de esa energía que absorbe nuestra piel de la radiaciones solares y que transforma en calor, dando lugar a un episodio de deshidratación de nuestra piel.
Porque, por si era poco, además del daño solar que se provoca en nuestra piel por las radiaciones solares, y de la “batalla” que tiene que lidiar ésta con él, además, sometemos a la piel a un “estrés” al tener que enfrentarse también a diferentes agentes externos como la arena, el cloro, el salitre, la suciedad, etc....


Por eso, es importante, en primer lugar, llevar a cabo una adecuada limpieza de nuestra piel, después de pasar un día en la playa o la piscina. Y no con ello me refiero a una exfoliación, no, este no es el mejor momento para hacerla, ya que la piel está más debilitad. Me refiero a una ducha con agua templada y un jabón de ph neutro. Con ello, aseguraremos que nuestra piel, esté limpia y receptiva para aplicar el after sun.


Pero, ¿por qué debo aplicarme un after sun después del sol aunque no sufra una quemadura solar?


El motivo es, porque las fórmulas de los productos after sun, tienen en cuenta los daños que comentábamos anteriormente y ese “estrés” al que está sometido nuestra piel por los efectos de la radiación solar. Los after sun, más mucho más allá de hidratar la piel. Además, de ello, suelen tener función reparadora, refrescante, calmante y regeneradora. Llegando inclusive a poder llevar a cabo funciones antiinflamatorias para aquellos casos donde la exposición solar se nos “vaya de las manos”.

¿Cuál es el mejor after sun?


Siempre que se hace una pregunta de este tipo, cabe esperar la respuesta del tipo: no hay ninguno mejor ni peor, sino con diferentes propiedades. Pues voilá, esa es la respuesta 😉. Y aunque en general, todos los after sun, para estar catalogados como tal, deben o mejor dicho, deberían cubrir unas necesidades básicas de la piel, aquí si que hay que tener en cuenta la composición de los mismos.


De forma general un after sun, para que pueda cubrir esas propiedades que antes les atribuíamos a estos incondicionales que deben acompañarnos tras cada exposición prolongada al sol están:
- Aloe vera, Matricaria Chamomilla, Caléndula officinalis, Centella Asiática, Equinacea angustofolia, alantoína, leche de avena, y un largo etcétera de compuestos, que entre todos ayudan a hidratar, calmar, regenerar y reparar nuestra piel. Y que en función de la cantidad que contengan y de sus activos, así nos servirán más para aliviar un leve eritema solar, o para tener una sensación de frescor en nuestra piel.

¿Es bueno que el after sun contenga alcohol?


Ojo con esto, por un lado, si eres una persona adulta y buscas cierta sensación de frescor porque ese “ardor” en la piel no te deja dormir, su contenido en bajas cantidades puede ayudar a aliviar esa sensación de calor, repito, en BAJAS CANTIDADES. Porque éste junto con el mentol, en bajas cantidades proporcionan esa sensación opuesta de frescor que tanto anhelamos cuando nuestra piel “arde”. Eso sí, para los más pequeños de la casa, o pieles más sensibles, mejor hacer uso de los que estén libres de dichos compuestos para evitar posibles irritaciones en la piel..

Por lo tanto, lo mejor que podéis hacer, es poneros en manos de vuestro Farmacéutico/a de confianza una vez más y dejaros asesorar, por aquel after sun más adecuado.
Y recordar, que debéis incluirlo en vuestra “rutina de playa” 😉.

El Equipo de Farmacia La Pasarela os deseamos un Feliz día!